¿Qué hacer ante una emergencia química?

Una empresa que utiliza productos químicos puede verse afectada por una emergencia en las diferentes zonas en las que éstos se manipulan:

  • Plantas de proceso: Son las zonas en que se realizan las transformaciones o reacciones base de la actividad. Normalmente, en el proceso no están involucradas grandes cantidades de substancias por lo que riesgo el riesgo es más interno que externo.
  • Zonas de almacenaje: tanques, depósitos, etc, que contienen los productos durante las diferentes fases de la producción. Todo se rige bajo un meticuloso control.
  • Conducciones o racks: tanto superficiales como subterráneas, el transporte de estas sustancias se realiza a través de tuberías, gaseoductos, oleoductos, etc.

Vivir en un área con industrias que producen, manipulan, transportan y almacenan productos químicos implica un cierto riesgo, es decir, la posibilidad de que se produzca un accidente que tenga repercusiones en el exterior de la industria.

Incendios

En una instalación que almacena o manipula productos inflamables, como por ejemplo combustibles para vehículos, un incendio provoca granes llamas y grandes cantidades de humo.

Explosiones

Una explosión violenta de gases que puede producir rotura de cristales y daños estructurales, así como la proyección de fragmentos.

Fugas tóxicas

Gases y vapores pueden formar una nube tóxica, que puede variar dependiendo de condiciones meteorológicas o morfología del terreno, entre otras cosas.

¿Cómo debes actuar?

Lo que SÍ debes hacer

  • Si te encuentras fuera de casa, protégete las vías respiratorias con un pañuelo o ropa.
  • Enciérrate rápido en un lugar seguro en habitaciones interiores.
  • Sella las aperturas al exterior de las puertas con trapos húmedos o cinta aislante.
  • Escucha la radio o conéctate al móvil, la información oficial sobre los consejos de actuación se publica en el Twitter oficial del 112 o nuestro Twitter Seguridad Kimika.

Lo que NO debes hacer

  • No utilices el aire acondicionado ni ventiles.
  • No fumes ni enciendas fuego. Apaga la luz si no es necesario.
  • Utiliza el teléfono y la batería del mismo únicamente para lo importante: contactar con los equipos de socorro.
  • No vayas a buscar a los niños a la escuela ni a familiares y amigos a centros públicos. En ellos conocen perfectamente el protocolo sobre cómo actuar en caso de emergencia.
  • No salgas a la calle hasta el final de la emergencia. Las autoridades nos avisan cuando el peligro ha pasado a través de megafonía, sirenas o radio.