El “butano” más eficiente

 

Las bombonas de color naranja, que nos son tan familiares, aunque así las llamemos, no están en realidad rellenas de gas butano, sino de una mezcla de gases, que por ser derivados del petróleo se conocen como GLP (gas licuado del petróleo). Repsol es una de las mayores comercializadoras de GLP a nivel mundial.

El GLP es una mezcla de gases (propano y butano) obtenidos de la destilación fraccionada del petróleo crudo. También se obtiene directamente de los pozos de gas natural, es más un 66% del GLP proviene de dichos pozos. El GLP permanece en estado gaseoso a temperatura y presión atmosférica normal. Sometido a una presión relativamente baja pasa a estado líquido lo que facilita su almacenamiento y transporte y, por tanto, su consumo por parte del usuario.

El GLP constituye una fuente de energía limpia gracias a sus bajas emisiones de gases con efecto invernadero y a las características de su llama de combustión.

También puede ser hasta cinco veces más eficiente que otras fuentes de energía, como la electricidad. Al mismo tiempo, es mucho más barato y, gracias a su alto rendimiento, proporciona una excelente relación calidad-precio.

 

Repsol Butano está sujeta a las exigencias del RD 840/2015, el máximo nivel de seguridad en la Unión Europea. Los planes de emergencia de la planta han sido coordinados con el Gobierno Vasco mediante la entrega del Informe de Seguridad. Toda la información respecto al mismo puede consultarse en la web de la Dirección de Atención de Emergencias.

La última visita de inspección realizada a la instalación tuvo lugar el día 05/11/2018. Para más información sobre la misma póngase en contacto con el Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras.